• +52 (662) 6 88 13 69
  • contacto@tutornegotia.com

Estudios de Preinversión

Ayudamos a evaluar la idoneidad de la estrategia de la compañía e identificar los ciclos de mayor beneficio de sus transacciones, administrar los pasos, asistir en las negociaciones, crear la ingeniería financiera al medir el riesgo de las transacciones

Estudios de Preinversión

Ayudamos a evaluar la idoneidad de la estrategia de la compañía e identificar los ciclos de mayor beneficio de sus transacciones, administrar los pasos, asistir en las negociaciones, crear la ingeniería financiera al medir el riesgo de las transacciones

1. EL CICLO DE VIDA DE LOS PROYECTOS

Un proyecto de inversión tiene un ciclo de vida que a su vez se integra por tres etapas fundamentales: la preinversión, la inversión y la operación. Estas tres etapas deben garantizar a los desarrolladores del proyecto que éste atenderá y contribuirá la atención de un problema, de una necesidad, de una oportunidad o de un riesgo y garantizará de manera preliminar la factibilidad técnica, operativa, sustentable y financiera de un proyecto de inversión sea pública o privada.

En el ciclo de vida del proyecto (Esquema 1) podemos identificar 3 etapas básicas: Preinversión, Inversión y Operación.


Esquema 1: Ciclo de vida del proyecto

Etapa de Preinversión

Cuando se identifica una situación problemática en la que se pudiera plantear la intervención de parte del sector público, pueden surgir diferentes ideas de cómo atender dicha problemática, sin embargo, a partir de una idea sería imposible iniciar con la ejecución de un proyecto, hay una serie de elementos que se tendrían que analizar para decidir si esa idea se convierte en un proyecto o no. Si un proyecto iniciará su ejecución a partir de una idea, el riesgo de fracaso podría ser muy grande mientras que, la posibilidad de éxito estaría plagada de incertidumbre. A partir de una idea se podrían detonar de inmediato cuestionamientos como:

  • ¿Eso se puede hacer?
  • ¿En qué medida se estaría resolviendo el problema identificado?
  • ¿En cuánto tiempo se podría poner en operación esta iniciativa?
  • ¿Cómo se pagarían la ejecución y la operación de la iniciativa? 
  • ¿Existen las atribuciones legales o institucionales para hacerlo?
  • ¿Existen alternativas para atender ese problema?
  • ¿Cuál es el impacto que el proyecto podría tener en el ambiente?
  • ¿Habrá quien se oponga al proyecto?
  • ¿Qué riesgos se incurren al tomar esa medida?, etc.

Entre la idea y la ejecución del proyecto se deben analizar diferentes aspectos que pueden ser determinantes para su éxito. Antes de iniciar la ejecución debe tenerse claro que el proyecto es factible en los siguientes aspectos:

  • Mercado: Que el bien y/o servicio que se pretenda proveer con el proyecto responda a una demanda real de ese bien o servicio.
  • Técnica: Que el proyecto sea una alternativa eficiente y eficaz, que pueda ejecutarse y genere el bien o servicio requerido.
  • Legal: Que el proyecto atienda y cumpla con la normatividad necesaria para su ejecución y operación.
  • Ambiental: Que el proyecto no contravenga y cumpla con todas las disposiciones ambientales vigentes.
  • Institucional: Que el proyecto cuente con el respaldo técnico y de gestión de la institución que lo promueve. Además, debería tenerse claridad sobre el modelo de gestión con el que operará el proyecto.
  • Social: Es importante tener conocimiento sobre todos los involucrados con el problema y el proyecto, conocer sus intereses y los medios con los que cuentan para alcanzar sus objetivos.

Las metodologías para la preparación y evaluación socioeconómica de proyectos consideran siempre las etapas del ciclo de vida de proyecto de manera sistemática, en todas ellas, se pone de manifiesto la importancia que debe darse a la etapa de preinversión, ya que, en la medida que sea más sólida, se puede garantizar la selección de la mejor alternativa antes de comprometer grandes recursos e incurrir en gastos adicionales, incumplimientos o retrasos en la ejecución con un proyecto que no ha sido estudiado.  Además de considerar la cantidad de usuarios que tendrá la infraestructura productiva o social y que justifican la realización de ésta. El estudio comprende el levantamiento de información histórica y actual, para así visualizar la evolución futura del servicio objeto.